El embutido en la Dieta Disociada

No todo el embutido es Carne, el que no lo es.. No es Compatible con la Dieta Disociada, aquí te explicamos cómo elegir el embutido en la Dieta Disociada.

El Fiambre no está compuesto solo de carne, para su conservación se alargue en el tiempo a la carne se le añaden ingredientes conservantes antes de embutirlo en tripas animales o envolturas artificiales compuestas de colágeno, celulosa u otras.

Los embutidos son más sabrosos que la carne no procesada, ya que además de los ingredientes conservantes, durante el proceso de elaboración se les añade más ingredientes, que no se consumen habitualmente, como las vísceras y grasas, además de productos aromáticos, para que al paladar sean más agradables.

¿Cómo nos aseguramos de que el embutido que compramos es lo que queremos?

La legislación ha establecido una serie de categorías, en función de la cantidad de proteínas que contiene el embutido y agua.

Las Categorías son las siguientes y ponemos de ejemplo el Jamón Cocido o Jamón York:

  • Jamón cocido Categoría Extra → Compatible con la Dieta Disociada
  • Jamón Cocido Categoría Primera → Compatible con la Dieta Disociada
  • Fiambre de York → No compatible con la Dieta Disociada

La tercera opción, el Fiambre de York, es la Categoría más económica, tiene almidones, gelatinas y proteínas vegetales. Estos componentes extras logran que el producto retenga más agua, reduciendo su calidad y precio. Esta opción es la No compatible en la Dieta Disociada, ya que contiene fécula de patata.

Jamón cocido extra para la Dieta Disociada
Jamón Cocido Extra Válido para la Dieta Disociada

 

 

Por lo tanto, cuando vamos a comprar embutidos, nos tenemos que fijar en la denominación que aparece en el envase: “Jamón cocido Extra”, “Jamón cocido de Primera”, “Fiambre de York”.

 

 

 

Hay una ley sobre derivados cárnicos que dice:

  • Se puede usar el nombre de la pieza seguido de la palabra “cocido” cuando se trate de piezas identificables, como es el jamón cocido.
  • Se llaman Fiambre de … Cuando llevan proteínas vegetales y almidones (féculas) añadidos.

Esta regla la aplicamos a las piezas identificables, me refiero, al jamón “cocido” (pata trasera), paletilla “cocida” (pata delantera) pero no al Pavo, ya que no hablamos de una pieza concreta, algunos no llevan féculas añadidas, pero sí aditivos adicionales como fosfatos o dextrosa y no quedan reflejados en esta normativa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *